Electrónica MAHLE – la clave para soluciones de sistemas integrados

Los componentes electrónicos responden por un creciente grupo de tareas en los propulsores de motores a combustión. Operan separadamente del motor a combustión, aliviando su carga y aumentando significativamente la eficiencia del propulsor en todo el sistema.

El primer paso en la electrificación es sustituir actuadores hidráulicos y neumáticos por actuadores eléctricos. Como los mismos permiten un control más rápido y preciso, los actuadores eléctricos mejoran la combustión, por ejemplo, reduciendo así el consumo del combustible y las emisiones.

En un segundo paso, MAHLE torna “inteligentes “los accesorios del motor: equipados con un motor eléctrico, los accesorios del motor pueden funcionar independientemente de la velocidad y de la presión del motor. Por lo tanto pueden ser proyectados solamente basados en requisitos específicos y con extrema precisión. También soportan funciones start-stop en el motor a combustión y pueden ser alimentados por la energía recuperada durante el frenado.

Control y potencia electrónica MAHLE

Sistemas HVAC (calentamiento, ventilación y aire acondicionado) son responsables por el calentamiento, ventilación y acondicionamiento del aire del vehículo, proporcionando temperaturas confortables en la cabina durante el calor del verano y en el frio del invierno. Además de la comodidad, también aumentan la seguridad pasiva, porque ayudan a preservar el desempeño del conductor y, también, mantienen el parabrisas sin hielo y sin empañarse durante el invierno. En el área de los componentes de electrónica de potencia para sistemas HVAC,  MAHLE suministra calentadores auxiliares PTC y electrónica de control asociada, tanto para vehículos a combustión como eléctricos. Calientan el aire de la cabina muy rápidamente hasta la temperatura deseada y requieren poca energía. Los reguladores MAHLE para motores de los ventiladores del sistema HVAC ajustan la velocidad de esos ventiladores de forma muy precisa a fin de cumplir los requisitos del sistema de acondicionamiento del aire. También protegen el sistema de daños por sobrecalentamiento, por ejemplo.

Hace apenas algunos años, la refrigeración del motor de los vehículos tenía un proyecto relativamente simple y su principal tarea era proteger el bloque del motor contra el sobrecalentamiento. Con los requisitos relacionados al consumo del combustible, emisiones y comodidad de pasajeros, además del aumento de la electrificación del sistema de propulsión, la refrigeración del sistema de propulsión se ha transformado cada vez más en una compleja administración térmica. El control preciso de los flujos de aire enfriado en el circuito de refrigeración se está tornando más importante. Unidades de control de alto desempeño de MAHLE para motores de ventiladores permiten la conmutación de los flujos del aire refrigerado para atender la demanda, permiten un rápido calentamiento del motor, reducen el consumo y las emisiones de CO2 y previenen el sobrecalentamiento del sistema de refrigeración.

Los sistemas actuales de postratamiento de los gases de escape son una parte importante del sistema del motor como un todo a fin de reducir aún más las emisiones de contaminantes. Para alcanzar las temperaturas de operación necesarias para la limpieza de filtros de partículas diésel incluso en operaciones rápidas, MAHLE está desarrollando unidades de control que lidian con la gestión de temperatura del sistema. Hacen eso, por ejemplo, aumentando momentáneamente la potencia del motor en punto muerto de forma que más gases calientes de escape lleguen al filtro, inyectando así sustancias químicas para promover la quema de partículas o, también, aumentando la temperatura en el tratamiento de los gases de escape inyectando combustible o incluso con calentadores eléctricos instalados en el sistema. Además de los controles eléctricos, MAHLE también suministra los sensores necesarios para la administración del filtro de partículas.

Los controladores de incandescencia de MAHLE soportan el proceso de partida en motores diésel a bajas temperaturas. Permiten mejor combustión de la mezcla diésel, reduciendo así las emisiones. Los controladores son proyectados para bujías de incandescencia con un voltaje de 4,4 volts, que alcanzan su temperatura total de incandescencia mucho más rápidamente que las bujías de incandescencia convencionales de 12 volts. Los sistemas de MAHLE consiguen actuar sobre 4 bujías de incandescencia – tanto de metal como de cerámica – de forma independiente una de la otra. Un sistema de protección protege los canales individuales y asegura protección fuerte y confiable contra cortocircuitos y sobrecalentamiento. Los controladores de incandescencia de MAHLE son proyectados para voltajes de operación entre 6 y 16 volts. Una franja de temperatura más amplia, de –40°C a +90°C, permite que sean posicionados de forma flexible en el compartimiento del motor.

MAHLE suministra tanto bocinas electrónicas como la electrónica de control asociada. Debido a su construcción fuerte, la vida útil aumentó 20 veces en comparación con los conceptos convencionales.

Los sensores capturan parámetros de medición importantes en el vehículo y los pasan a los dispositivos de control. Esto los torna una parte importante de la electrónica de los vehículos modernos. La línea de productos MAHLE incluye sensores de temperatura, resistencias de película espesa para indicadores del nivel del tanque, sensores de ángulo de estiramiento y codificadores – por ejemplo, para levantadores eléctricos de vidrios.