Enfriamiento del aire de admisión

Una de las principales medidas usadas para reducir el consumo de combustible y, así, las emisiones de CO2, es reducir el volumen de desplazamiento (cilindrada), normalmente en asociación con la turbocompresión, a fin de mantener o aumentar la potencia y el torque. En la medida en que el grado de la turbocompresión aumenta, también aumenta la necesidad de enfriar el aire comprimido. El enfriamiento del aire de admisión, por lo tanto, asume un papel todavía más crítico. La más reciente etapa de desarrollo en MAHLE incluye la refrigeración indirecta en cascada del aire de admisión integrada al tubo de admisión, que proporciona una pérdida mínima de presión y ventajas importantes relacionadas al empaquetamiento. Esta produce temperaturas del aire de admisión cercanas a aquellas del refrigerante usando un proceso de refrigeración de dos etapas.

Enfriadores del aire de admisión

Hay dos formas de realizar el enfriamiento del aire de admisión: refrigeración directa con el aire ambiente, o refrigeración indirecta por medio del refrigerante para el aire ambiente. La refrigeración indirecta ofrece beneficios en términos del tamaño del paquete y de la respuesta dinámica y, en el futuro, desempeñará un papel cada vez más importante. El sistema coloca al enfriador del aire de admisión muy cerca del motor, en vez de ubicarlo al frente del vehículo. El radiador de baja temperatura adicional necesario para la refrigeración indirecta del aire de admisión es una parte del módulo de refrigeración. Debido a la menor profundidad de instalación del radiador de baja temperatura comparado con un enfriador convencional del aire de admisión, se dispone de más espacio en el front-end, que puede ser usado para varios equipamientos, tales como aquellos destinados a la protección de peatones. La ubicación cercana al motor permite el uso de líneas de aire de admisión más cortas, eliminando la pérdida de presión en torno de 50%. La mayor densidad del aire enfriado y la menor pérdida de presión significan que el motor dispone de más aire para la combustión. El resultado es una mejor respuesta del motor.


Sepa más en Administración del aire.