Refrigeración de baterías

La creciente electrificación de los trenes de fuerza es una de las mayores tendencias tecnológicas de la industria automotriz. Con el fin de enfriar la batería de ion-litio y la electrónica de potencia de vehículos híbridos y eléctricos, se deben alcanzar temperaturas por debajo de 40 °C, lo que se logra por medio de la interconexión de los circuitos de baja temperatura y del refrigerante. Esto resulta en nuevos y complejos circuitos que imponen demandas significativamente más altas sobre cada uno de los componentes y sobre el sistema de control.