Ventiladores

Al contrario de los ventiladores tradicionales, el patentado "ventilador de confort" no tiene uno, sino dos conductos de aire: un conducto helicoidal de flujo difuso y un conducto central, de flujo concentrado. La geometría del conducto difuso genera un efecto de remolino, propagando el flujo en una gran área y creando una "nube" de aire dentro de la cabina del vehículo. En vez de tener un efecto irritante sobre los ocupantes del vehículo, él es percibido como un flujo difuso, sin corriente directa de aire. El conducto de flujo central, por otro lado, ofrece una corriente de aire altamente enfocada y correctamente dirigida.

Los ocupantes del vehículo pueden mezclar y ajustar estos dos tipos de flujo del aire de acuerdo con las condiciones y con sus preferencias de confort, creando diversas opciones de ventilación:

  • Ventilación sin corriente de aire: el aire fluye a través del conducto difuso y se propaga por una gran área.
  • Ventilación directa: el aire pasa a través del conducto concentrado, formando un flujo muy directo enfocado en un área en particular.
  • Ajuste tradicional de ventilación: una combinación de flujo del aire difuso y concentrado, correspondiendo a aquella proporcionada por un ventilador tradicional.